inicio | contacto | buscador | imprimir   
 
· Presentación
· Trayectoria
· Artículos y notas
· Newsletter (español)
· Newsletter (english)
· Radar Internacional
· Tesis de posgrado
· Programas de clase
· Sitios recomendados

Publicaciones
· Argentina y Brasil en
el sistema de relaciones internacionales
· Momentos y Perspectivas


  Félix Peña

ARTÍCULOS Y NOTAS DE PRENSA
2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009
2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004 | 2003 | 2002 | 2001 | 2000 | 1999
1998 | 1997 | 1996 | 1995 | 1994 | 1993 | 1992 | 1991 | 1990 a 1968
  Revista "Pensamiento Iberoamericano" | Enero de 2017
Las alternativas a los procesos de integración regionales

Publicado en Revista "Pensamiento Iberoamericano"
SEGIB - Madrid 3ª Epoca 01/2017

1. ¿Hacia una renovación de la idea de integración regional latinoamericana?

Durante las últimas seis décadas los países latinoamericanos han acumulado un rico acervo de distintos tipos de procesos de integración regional. Un rasgo común a esos procesos ha sido el de una distancia, a veces grande, entre resultados concretos logrados y objetivos formales propuestos, que a veces eran muy ambiciosos. Ello ha contribuido incluso, a un cierto escepticismo social sobre la viabilidad de la idea de integración regional, especialmente cuando es entendida en el sentido de la superación de los respectivos espacios nacionales, fuere ello en el plano económico -expresado, por ejemplo, en el concepto de un mercado común o de una unión económica- y más aún, en el político -expresado por ejemplo, en el concepto de una comunidad supranacional-.

Como ocurriera en otras oportunidades, los países de la región se están planteando el interrogante sobre cuáles podría ser alternativas que se abren para continuar desarrollando sus objetivos de una mayor integración económica. Y no necesariamente la vinculan a la idea de una nueva unidad económica o política superadora de los espacios nacionales.

El concepto de integración, está crecientemente asociado al trabajo conjunto entre naciones soberanas que no pretenden dejar de serlo y que es, además, voluntario y con vocación de permanencia, con marcos institucionales y reglas de juego comunes que faciliten la conectividad y la concertación, la compatibilidad y la convergencia, entre los respectivos sistemas políticos, económicos y sociales nacionales. Un elemento central de la integración así entendida, es que al ser voluntaria la participación en ella del respectivo país, éste puede optar en algún momento por retomar su total independencia de acción, cualesquiera que fueren los costos de tal decisión. Distintos ejemplos ilustran que ello es posible, tal los casos del retiro de Chile del Grupo Andino, de Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones y, en especial, del denominado Brexit, con el retiro del Reino Unido de la UE.

El mencionado interrogante se observa, en especial, en el debate interno de cada país sobre cómo continuar procurando un objetivo de una mayor integración regional. Tal objetivo en general ha tenido una consideración positiva en las respectivas ciudadanías, en la medida que se lo visualice como superador del conflicto y la confrontación entre realidades nacionales contrapuestas. Y, por cierto, en la medida que se perciba su potencial para generar progreso y bienestar para cada una de las respectivas sociedades.

Tal interrogante se ha instalado con intensidades diversas, según sea el respectivo país e incluso subregión, por varias razones.

Una razón es una percepción generalizada de que los procesos de integración regional no han producido los ambiciosos resultados procurados. Ha sido, en estos últimos años, el caso del Mercosur. Incluso algunos de esos procesos, si bien generaron fuertes expectativas, luego perdieron vigencia y no sólo su eficacia. Fue el caso del Grupo Andino, luego transformado en la Comunidad Andina de Naciones.

Una segunda razón es que también en otras regiones del mundo, procesos de integración regionales como el de la UE, que en su momento fueron presentados como modelos para la región latinoamericana, tanto por su dimensión económica como política, están hoy enfrentando significativas crisis no sólo metodológicas (cómo trabajar juntos) pero incluso existenciales (porqué trabajar juntos). O también negociaciones comerciales inter-regionales, que no han penetrado en la realidad a pesar de la densidad mediática de su período de gestación, tal el caso del Trans-Pacific Partnership (TPP), que ha entrado en una zona de incertidumbre tras el retiro de los EEUU, uno de sus principales países impulsores.

Y una tercera razón, es la percepción que los cambios estructurales profundos que se están operando en el sistema multilateral del comercio mundial, institucionalizado primero en el GATT y luego en la OMC, así como el relativo estancamiento de propuestas que aspiraban a ser superadoras de tal sistema de alcance global -tales los casos del TPP y del Trans-Atlantic Trade and Investment Partnership, que fuera impulsado por los EEUU y por la UE-, requieren ahora la elaboración de propuestas más innovadoras para la integración económica en los espacios regionales e interregionales. E, incluso, pueden requerir un rediseño del actual sistema multilateral del comercio mundial -que proviene de una realidad muy diferente a la actual-, al menos en los que se refiere a lo que pueden ser los acuerdos comerciales preferenciales entre países miembros (artículo XXIV del GATT), a fin de evitar que conduzcan a una fragmentación de la economía global.

Esas tres razones están vinculadas entre sí, al menos en el caso latinoamericano. Hay en América Latina mucha experiencia acumulada en materia de integración regional, pero a la vez, está la percepción de que objetivos y métodos empleados deben ser adaptados ahora a nuevas realidades globales y también a la de los propios países latinoamericanos. Y, asimismo, se han ido erosionando modelos provenientes de otras regiones, o de planteamientos teóricos y prácticos elaborados en realidades políticas y económicas diferentes a las que hoy predominan en el mundo y en la región.

2. ¿Por qué y cómo se desarrolla un proceso de integración regional?

Si bien es posible observar hoy un cierto desencanto con respecto a la experiencia de integración regional latinoamericana -desencanto que difiere según sea el proceso concreto del que se trate-, el mismo parecería estar más concentrado en el plano metodológico que en el existencial.

El plano existencial se refiere a los factores que impulsan a una acción concertada entre un grupo de países -sean de la región o de algunas de sus subregiones-, que tiene vocación de permanencia e institucionaliza una estrecha cooperación e incluso integración entre sus sistemas económicos y eventualmente políticos. En la experiencia acumulada en distintas regiones del mundo, se observan razones favorables al trabajo conjunto de las respectivas naciones, que pueden ser complementarias. Son razones que estuvieron presentes en experiencias latinoamericanas en las últimas seis décadas.

Sin perjuicio de otras, las principales razones han sido -y seguirían siendo hoy- tres. En primer lugar, la de generar condiciones para el predominio de la paz y la estabilidad política entre los países pertenecientes a un mismo espacio geográfico, sea éste el de la región en su conjunto o el de sus diferentes subregiones. En segundo lugar, la de mejor conectar los distintos mercados nacionales y sus respectivos sistemas productivos, a fin de fortalecer las condiciones para el desarrollo económico, social y tecnológico, y para una inserción competitiva en la economía mundial. Y, en tercer lugar, la de generar una plataforma para mejor proyectar las respectivas economías nacionales hacia el resto del mundo, potenciando la capacidad de colocar en terceros mercados, bienes y servicios que sean considerados como competitivos.

El plano metodológico se refiere a mecanismos y cursos de acción que permiten desarrollar el trabajo conjunto entre un grupo de naciones soberanas, tornándolo sustentable a través del tiempo. Es aquí donde se observa hoy una mayor necesidad de innovar y de adaptar la integración latinoamericana a realidades globales y regionales, capitalizando la ya larga experiencia adquirida. Es quizás el plano en el cual se observa una mayor obsolescencia de algunos marcos teóricos, conceptos y paradigmas desarrollados en la perspectiva de otros momentos históricos y de otras regiones.

Un aspecto controvertible de los enfoques metodológicos que suelen predominar, es considerar que la integración requiere ceder soberanías nacionales. Esto implica en el imaginario colectivo de una nación, compartir no sólo objetivos y políticas pero, sobre todo, transferir a órganos comunes -que se suelen denominar "supranacionales"- las potestades propias de una unidad autónoma de poder en el sistema internacional. Se ha señalado que ello implica construir un espacio de integración regional a partir de hipotéticas racionalidades supranacionales y no de concretas realidades nacionales. Los antes mencionados casos de naciones que optaron por retirarse de un proceso de integración, ilustran sobre que muchas veces se ha confundido el ceder en forma irreversible las competencias soberanas de una nación independiente, con el compartir el ejercicio de tales competencias en órganos comunes a un grupo de naciones que participan en los procesos que conducen a la adopción de decisiones conjuntas, pero preservan el poder de retirarse del pacto de integración, si así lo entienden conveniente. Ello sin perjuicio de los costos políticos y económicos que tal retiro pueda producir al respectivo país o al conjunto de países asociados.

3. ¿Qué factores pueden tornar sustentables un proceso de integración?

Las experiencias acumuladas por los países latinoamericanos en las últimas seis décadas, como también las de otras regiones y, en especial, la de la integración europea, permiten apreciar algunos factores que más pueden contribuir a la sustentabilidad a través del tiempo de un proceso de integración regional.
Sin perjuicio de otros, los factores que se enuncian a continuación parecen ser los que más pueden incidir -por su presencia, su ausencia o su debilidad- en que un proceso de integración regional sea sustentable en el largo plazo, más allá de sus eventuales avances y retrocesos:

  • La existencia de estrategias nacionales de cada uno de los países participantes del proceso de integración. Es un requerimiento esencial si se valora una construcción impulsada desde abajo y no desde arriba, como podría ser el caso en el que algún país -perteneciente o no al grupo que aspira a integrarse- o un organismo internacional, genere presión para que el grupo de países se integre y, a tal efecto, provee los recursos que puedan considerarse necesario. Una construcción "bottom-up", por el contrario, requiere que el impulso a la integración se origine en cada uno de los países participantes y, en especial, en sus bases sociales. Si ello es así en el caso del momento fundacional, lo será con más razón luego si se aspira a generar un dinamismo que contribuya a tornar sustentable un proceso de integración por su adaptación a los continuos cambios que se operan en las realidades. Un proceso de integración voluntario entre naciones soberanas, construido de abajo hacia arriba, requiere que cada nación y sus respectivos sectores económicos y sociales, tengan ideas claras de que quieren y pueden obtener en su acción conjunta con los otros países socios.

  • La lectura compartida entre los países miembros de hechos y tendencias que se observan en el entorno externo en el que se inserta un proceso de integración. En la medida que la integración esté orientado a potenciar la capacidad de inserción internacional de sus países miembros, adquiere mayor relevancia práctica la calidad de los diagnósticos que se puedan desarrollar sobre el valor de la región para protagonistas relevantes del sistema internacional, y sobre las tendencias que permiten anticipar desplazamientos de ventajas competitivas en el plano global.

  • La oportuna adaptación de objetivos, cursos de acción y reglas de juego, a los cambios que se produzcan en las realidades de los países participantes y en el entorno externo del proceso de integración. Salvo que un proceso de integración regional se haga en un contexto en el que uno de los países miembros tiene marcada superioridad sobre los otros, la construcción de un espacio de integración requiere una continua adaptación a los cambios que se producen en los distintos países miembros y en el entorno externo. Es más difícil en tales casos aplicar el criterio de "one shot integration", en el que las reglas se fijan con la idea de que sean de "una sola vez y para siempre"

  • Un equilibrio dinámico entre los requerimientos de flexibilidad y de previsibilidad en las estrategias, políticas y reglas de juego que se utilizan para desarrollar un proceso de integración. La flexibilidad que requiere navegar entornos económicos y políticos volátiles, como suelen ser los latinoamericanos, tiene que conciliarse con un grado de previsibilidad en las reglas de juego que incentiven la inversión productiva. Tal equilibrio puede lograrse, por ejemplo, con la introducción de distintos tipos de válvulas de escape aplicadas con criterios objetivos y por plazos limitados, y con un eficaz control jurisdiccional.

  • La transparencia y la participación de las respectivas ciudadanías y de los sectores sociales interesados, en las decisiones que orientan el desarrollo de un proceso de integración y, en especial, en las que crean nuevas reglas de juego o adaptan las existentes.

  • La calidad de los procesos de decisión que permitan concertar intereses nacionales de los distintos países miembros. Ello requiere alguna variante de mediación entre los respectivos gobiernos y, en particular, prever que las iniciativas deban ser preparadas por una instancia independiente de los países miembros. Es más importante aún cuando hay desigualdad de dimensión y de poder relativo entre los socios.

  • La eficacia de los mecanismos de control de legalidad y de los que faciliten la solución de controversias originadas en la apreciación de las reglas de juego pactadas para desarrollar el proceso de integración:

4. ¿Cuáles son las alternativas que se observan para la integración regional?

En principio, puede considerarse que los países latinoamericanos tienden hoy a ver los profundos cambios que se están produciendo en el entorno internacional, como desafíos que impulsan a una acción conjunta. Parecería predominar una visión positiva de oportunidades que se están generando en un mundo más poblado, conectado y diverso. En especial el crecimiento de la clase media urbana en los países re-emergentes y emergentes, es un factor que se observa con optimismo dada las ventajas competitivas que hoy caracterizan a muchos países de la región, especialmente por su riqueza en recursos naturales, su capacidad para producir alimentos inteligentes, la creatividad e imaginación de una población con marcado mestizaje cultural y el ser, por contraste con otras, una región sin conflictos profundos e inmanejables entre sus países.

En tres frentes se observan hoy planteamientos orientados a generar enfoques alternativos con incidencia en el desarrollo de los procesos de integración regional. El primero, resulta del planteamiento estratégico propuesto por el gobierno de Chile, en el sentido de fijar como un objetivo principal de la región el de la "convergencia en la diversidad". Era por lo demás un objetivo que está presente en el Tratado de Montevideo de 1980 que creó la ALADI. Los otros dos frentes se vinculan al plano de la gobernanza comercial regional y al de la global.

Cada uno de tales frentes implica conciliar tres dimensiones que no siempre se han visto como complementarias en los respectivos procesos de integración latinoamericana. Una es la dimensión nacional, en la que la integración es entendida como forma de fortalecer las respectivas identidades nacionales, y de potenciar los sistemas productivos de cada país. La otra es la dimensión regional -o subregional- en la que se la visualiza como ámbito que permite alcanzar objetivos considerados valiosos a través del trabajo conjunto con los países con los que se comparte un especio geográfico. Y la tercera es la dimensión global -e inter-regional- que implica concebir el desarrollo nacional y la integración regional, como estrechamente asociadas con la idea de una inserción activa y asertiva en el mundo, y que conduce a valorar una competencia comercial basada en reglas pactadas en el sistema multilateral del comercio mundial.

Los tres frentes son: el de la articulación entre la Alianza del Pacífico y el Mercosur; el de la ALADI potenciada en su dimensión latinoamericana, y el del sistema multilateral del comercio mundial institucionalizado en la OMC.

El primer frente se reflejó en el comunicado conjunto de la reunión ministerial Alianza del Pacífico-Mercosur, realizada en Buenos Aires el 7 de abril del 2017. En esa reunión los Ministros "intercambiaron opiniones sobre la coyuntura internacional y coincidieron en la importancia de responder a los retos actuales, a través de la intensificación de los esfuerzos a favor del libre comercio y de la integración regional". Además, los Ministros "consideraron oportuno establecer líneas de trabajo en facilitación del comercio, cooperación aduanera, promoción comercial, apoyo a las PYMES e identificación de posibles cadenas regionales de valor". A tal efecto aprobaron una hoja de ruta e instruyeron al Grupo de Alto Nivel (GAN) de la Alianza del Pacífico y al Grupo Mercado Común (GMC) del Mercosur a reunirse periódicamente, para avanzar en los temas identificados entre ambos mecanismos de integración.

El segundo frente se está reflejando en la iniciativa del Secretario General de la ALADI, aprobada por los países miembros, de preparar bases para un acuerdo económico comercial integral latinoamericano. La ALADI compartirá el desarrollo de esta iniciativa con la CEPAL, la Secretaría de la Integración Económica Centroamericana (SIECA), y el INTAL. Las cuestiones sobre las que se trabajará -comenzando por la reunión de un grupo de expertos- son acceso a mercados, reglas de origen, inversiones, comercio de servicios, propiedad intelectual, compras públicas, defensa comercial, restricciones técnicas, medidas sanitarias, facilitación de comercio, tratamiento de asimetrías, política de la competencia, salvaguardias, solución de controversias, acumulación de origen y cadenas de valor, entre otras. Son todas ellas cuestiones, por lo demás, fundamentales para la eficacia que se logre en los objetivos de la integración regional. Forman parte, por ende, de las agendas de los respectivos procesos subregionales, tales como el Mercosur, la Alianza del Pacífico, el Mercado Común Centroamericano y también la Comunidad del Caribe. Son cuestiones que permiten, además, medir la distancia que pueda existir entre teoría y realidad, entre retórica y concreciones, medidas por flujos de comercio y de inversiones productivas, en los respectivos procesos de integración.

El tercer frente se refiere a la gobernanza comercial global. En la reciente reunión de la Alianza del Pacífico y del Mercosur, fue abordado como un tema central. Se reafirmó la importancia que para la región tiene un sistema multilateral de comercio abierto, previsible, transparente, inclusivo y basado en reglas internacionales. Se comprometieron a trabajar con el objetivo de lograr en la Conferencia Ministerial de la OMC en Buenos Aires, en diciembre próximo, resultados concretos a fin de avanzar en las negociaciones comerciales multilaterales -sean las de la Rueda Doha u otras- y fortalecer el papel de la OMC para hacer frente a los desafíos del siglo XXI.

En nuestra opinión, la eficacia con la que se logre avanzar en estos tres frentes condicionará el futuro de la integración latinoamericana.


Félix Peña es Director del Instituto de Comercio Internacional de la Fundación ICBC; Director de la Maestría en Relaciones Comerciales Internacionales de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF); Miembro del Comité Ejecutivo del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI). Miembro del Brains Trust del Evian Group. Ampliar trayectoria.

http://www.felixpena.com.ar | info@felixpena.com.ar


Suscríbase al newsletter para recibir mensualmente un email con
los últimos artículos publicados en este sitio.


 

Regresar a la página anterior | Top de la página | Imprimir artículo

 
Diseño y producción: Rodrigo Silvosa