inicio | contacto | buscador | imprimir   
 
· Presentación
· Trayectoria
· Artículos y notas
· Newsletter (español)
· Newsletter (english)
· Radar Internacional
· Tesis de posgrado
· Programas de clase
· Sitios recomendados

Publicaciones
· Las crisis en el multilateralismo y en los acuerdos regionales
· Argentina y Brasil en
el sistema de relaciones internacionales
· Momentos y Perspectivas


  Félix Peña

NEWSLETTER SOBRE RELACIONES COMERCIALES INTERNACIONALES
2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011
2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004 | 2003 | 2002

TENDENCIAS EN EL COMERCIO INTERNACIONAL:
Incidencia en estrategias comerciales externas de la Argentina y de sus empresas


por Félix Peña
Abril 2006


El comercio mundial sigue creciendo, los acuerdos preferenciales se multiplican y más empresas de países latinoamericanos se internacionalizan.

Sin perjuicio de otras también relevantes, son éstas tres tendencias que cabe tomar en cuenta en la necesaria estrategia argentina - del gobierno y de las empresas - de inserción competitiva en los mercados mundiales y de participación activa - esto es con posiciones a la vez defensivas y ofensivas - en las negociaciones comerciales internacionales, especialmente en el ámbito regional - incluyendo el Mercosur - y en el de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Al respecto, es necesario siempre tener en cuenta que en la actual competencia económica global predominan incertidumbres que es necesario saber administrar (ver al respecto la reciente serie en cuatro partes del diario Financial Times, titulada "Mastering Uncertainty" y, especialmente, la parte 3 publicada en la edición del 31 de marzo de 2006, sobre "Change is closer than it seems, por Andrew White y John Bessant, página 6 y 8. Se puede consultar en: www.ft.com.masteringuncertainty) y que también se acelera la velocidad de los continuos desplazamientos de ventajas competitivas.

Es por ello que, países y empresas con vocación de ganadores dependen fuertemente en su capacidad para competir y negociar, de la flexibilidad de sus estrategias de mediano y largo plazo, así como de la calidad de sus tecnologías organizativas y, en particular, de la gestión de conocimiento y de inteligencia competitiva. Esta última incluye, precisamente, la observación de tendencias que pueden incidir en las posibilidades concretas de un país como la Argentina - y de sus empresas, cualquiera que fuere su tamaño y su actividad económica, sea en la producción de bienes o en la prestación de servicios -, para competir y negociar a escala global y regional.

La primera tendencia es la del continuo incremento del comercio mundial. En efecto, en volúmenes el comercio mundial de bienes creció un 6% en 2005, según el informe anual de la OMC sobre el comercio mundial presentado el 11 de abril (ver el texto completo del informe y de su presentación por Pascal Lamy, el Director General de la OMC, aquí).

Con respecto al 2006, la previsión del informe de los economistas de la OMC es a un aumento en el volumen del comercio de mercancías de un 7 por ciento (en términos reales, excluidas las variaciones de los precios) y que la economía mundial crecerá un 3,5 por ciento en 2006. También se prevé una tendencia similar para el comercio de bienes y servicios medido en dólares, aunque se señala que "las cifras son diferentes debido a los precios más altos de la energía".

Según señaló el Director General de la OMC al presentar el mencionado informe: "el sistema mundial de comercio se encuentra en una etapa de transición. La fluctuación de las condiciones económicas, los grandes adelantos de la tecnología y la aparición de nuevos actores en el escenario mundial ponen de relieve que la economía mundial está a punto de experimentar grandes cambios. Los persistentes desequilibrios, debidos en gran medida a factores macroeconómicos, siguen siendo un motivo de preocupación en algunas de las principales economías. De lo que no cabe duda, en un clima tan incierto, es de que los gobiernos Miembros deben fortalecer el sistema mundial de comercio haciéndolo más equitativo y relevante para todos aquellos que comercian en el siglo XXI. Es evidente que la mejor forma de lograrlo es concluir este año un ambicioso acuerdo en la Ronda de negociaciones comerciales multilaterales de Doha".

El informe señala, además, que "en América Central y del Sur (y el Caribe) no sólo hubo un aumento muy elevado del comercio de mercancías (de casi un 25 por ciento en 2005), sino también el mayor de los incrementos del comercio de servicios comerciales registrados en todas las regiones. El vigoroso crecimiento económico, la evolución favorable de los precios de los productos básicos y la apreciación de los tipos de cambio contribuyeron a esta notable mejora de los valores nominales del comercio de la región en 2005".

Otro dato significativo del informe, es el cuadro - que se agrega a continuación -en el que se presenta el ranking anual de principales países exportadores e importadores en el comercio mundial de bienes. Este ranking es importante pues da una idea del grado de concentración del comercio mundial de bienes - y otro tanto se observa en el de los servicios - en un grupo de 30 países. Representan el 91% del intercambio total a escala global. Argentina no figura en dicho ranking, ya que su participación en el comercio mundial de bienes es de sólo 0.4% del total. Se destaca el papel creciente de países como China, Rusia e India, como países importadores y también como exportadores a escala global. Es precisamente el papel desempeñado por estas economías - en el cual muchos analistas incluyen al Brasil -, lo que permite un cauteloso optimismo sobre la sustentabilidad de la actual tendencia al crecimiento - en términos reales - del comercio mundial.

Principales exportadores e importadores en el comercio mundial de mercancías (excluido el comercio inter-comunitario de la UE-25), 2005 (formato .pdf)

Este grupo de 30 países tiene además especial gravitación en las negociaciones comerciales internacionales. La mayoría de ellos forman parte de - o están negociando - acuerdos preferenciales de comercio, en general con el formato de zonas de libre comercio, que si bien son concebidos como OMC-plus, tienen de hecho un alcance discriminatorio con respecto a los bienes y servicios - y en la mayoría de los casos, también con respecto a inversiones y compras gubernamentales - provenientes de países que no son miembros. En general se negocian en el marco del artículo XXIV del GATT-1994.

La segunda tendencia a destacar, es precisamente la del continuo crecimiento del número de acuerdos comerciales preferenciales. Es una tendencia que puede acelerarse si no se lograra este año concluir con las actuales negociaciones comerciales de la Rueda Doha en el ámbito de la OMC. El más reciente acuerdo de libre comercio (TLC), es el firmado el 12 de abril entre el Perú y los Estados Unidos, en ocasión de la visita a Washington del Presidente Alejandro Toledo.

Por su parte, los EEUU han anunciado el inicio de negociaciones de nuevos TLC con Corea del Sur, Malasia, Tailandia, las cinco naciones de la Unión Aduanera del África del Sur y la Unión de Emiratos Árabes. Además de los que ya están en vigencia con Australia, Chile, Jordania, Marruecos, Singapur, El Salvador, Honduras y Nicaragua, los EEUU han concluido TLC con Costa Rica, la República Dominicana, Guatemala, Omán y Colombia (ver al respecto la página Web del USTR: www.ustr.gov). Al igual que el firmado con el Perú, estos últimos deben entrar aún en vigencia y, en algunos casos, puede haber dificultades de lograr las respectivas ratificaciones parlamentarias - podría ser incluso el caso del Perú, según sea el resultado de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales-.

Un signo de los tiempos es el pronunciamiento de un influyente legislador americano - Bill Thomas, republicano que preside en la Cámara de Representantes, el importante Comité Ways and Means, cuya posición ha sido clave para el éxito de votaciones vinculadas a las negociaciones comerciales internacionales de los EEUU -, en el sentido que la Rueda Doha está condenada al fracaso por lo que él considera que son irreconciliables diferencias entre los EEUU y la Unión Europea y que, por lo tanto, el Presidente Bush debería concentrar sus energías en llevar adelante negociaciones bilaterales con aquellos países dispuestos a concluir acuerdos de libre comercio y en condiciones de hacerlo (ver al respecto, el Financial Times, del 4 de abril 2006, página 7). Es sólo la opinión de un legislador. Pero indica un humor predominante en medios políticos americanos.

La de los acuerdos comerciales preferenciales, es una tendencia a la que también se están incorporando, China y Japón, entre otros países relevantes en el comercio mundial. Debe tomarse en cuenta, asimismo, las redes de acuerdos preferenciales que tiene la propia Unión Europea - sin incluir sus proyectadas ampliaciones - y los que se han celebrado en el ámbito regional, especialmente en la ALADI.

En este marco deben colocarse las inciertas negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea (ver este Newsletter, marzo 2006) y las estancadas negociaciones hemisféricas del ALCA. Al respecto de estas últimas, cabe destacar la reciente declaración de Robert Portman, el negociador comercial de los EEUU, quien señaló que no habría interés del Mercosur en avanzar en negociaciones hemisféricas - del lado del Mercosur se señala, por el contrario, que la falta de interés es de los EEUU - y afirmó que "nós adorariamos sentar com o Mercosul e trabalhar por um acordo…meu objetivo pessoal, longe de isolar o Mercosul, é abraçar o Mercosul" (entrevista en Valor Economico del 4 de abril, que se puede consultar en www.valoronline.com.br). ¿Una indicación de un interés en reflotar el denominado acuerdo "4+1", firmado en 1991 y aún vigente? ¿O de un retorno a la posición de apoyo al Mercosur que el entonces Fernando Henrique Cardoso obtuvo del Presidente Clinton, en ocasión de su visita en octubre de 1997 a Brasilia? (ver al respecto dos libros recientes del ex Presidente del Brasil, donde narra cómo convenció al Presidente Clinton de la importancia política del Mercosur y de que éste no era incompatible con la denominada ALCA - y Clinton hizo declaraciones públicas en tal sentido -: "The Accidental President of Brazil, A Memoir" (with Brian Winter), Public Affairs, New York 2006, páginas 258 y 259, y "A Arte da Política: A História que Vivi", Civilizâo Brasileira, Rio de Janeiro 2006, páginas 626 y 627)-.

Quizás habrá que esperar el resultado de las elecciones presidenciales del Brasil, el próximo mes de octubre, para tener claro el futuro de las negociaciones hemisféricas, quizás con un nuevo enfoque o en base a la profundización de la tendencia de acuerdos bilaterales de libre comercio de los Estados Unidos, sea con el Mercosur o con sus países miembros individuales - ¿especialmente el Brasil? -. En este último caso, ello implicaría un cambio radical en el propio enfoque del Mercosur, al menos en el plano de sus políticas comerciales externas.

Finalmente, la tercera tendencia es la de la internacionalización de empresas originarias de los propios países en desarrollo. Es el fenómeno que en la región se conoce como el de las "translatinas" o "multi-latinas", y que se refleja en un informe de la CEPAL presentado el 12 de abril por su Secretario General, José Luis Machinea, en Santiago de Chile (www.eclac.cl), especialmente en su capítulo III.

Si bien la Argentina fue un país pionero en este campo - con sus primeras translatinas en las décadas de los 20 y los 30 del siglo pasado - en los últimos años la situación ha cambiado. Sólo tres empresas argentinas figuran en la lista de las actuales translatinas incluida en el informe de la CEPAL. Ninguna empresa argentina figura en la lista de las cincuenta principales multinacionales de países en desarrollo - no financieras -. México, Brasil y también Chile, pero en menor escala - son los principales países de la región en cuanto al número de empresas que se han internacionalizado. En el caso del Brasil, algunas de esas empresas tienen hoy importantes activos en la Argentina. La operación de compra del resto del paquete accionario de Quilmes, anunciada este 14 de abril, confirma una tendencia que se ha acentuado en los dos últimos años a una fuerte proyección empresaria del Brasil a través de inversiones en la Argentina, especialmente por medio de compras de empresas existentes.

Las tres tendencias mencionadas tornan más importante aún para un país como la Argentina, con participación marginal en el comercio internacional, el afirmar su presencia en los mercados mundiales y en contribuir a que la OMC se fortalezca, gracias a una conclusión exitosa de las actuales negociaciones multilaterales.

Precisamente en ocasión del reciente encuentro en Sao Paulo del World Economic Forum (5 y 6 de abril), donde se debatió el estado actual de la integración regional y de las negociaciones en la OMC en la perspectiva de la competitividad de las economías latinoamericanas, el Ministro de Desenvolvimento del Brasil, Luiz Fernando Furlan, puso énfasis en señalar la necesidad que la Argentina y sus empresarios tuvieran una presencia activa en el mercado brasileño, aprovechando las ventajas originadas en la pronunciada diferencia cambiaria existente (ver Valor Economico, edición del 7, 8 y 9 de abril, página A-7). Señaló que no había restricciones a la entrada de productos argentinos en el Brasil. Sin duda que subestimó la importancia de las numerosas restricciones no arancelarias, incluyendo licencias no automáticas, que pueden ser aplicadas en el Brasil a productos de origen argentino - aunque también son válidas para otros orígenes -.

El futuro de la Rueda Doha sigue siendo incierto. El encuentro en Copacabana - Río de Janeiro - a comienzos del mes de abril de los principales protagonistas del nudo agrícola - los Estados Unidos, la Unión Europea y el Brasil, como coordinador del G.20- no produjo avances, al menos visibles (ver Bridges Weekly Trade News Digest, nº 12, abril 5, 2006). Participó también Pascal Lamy, el Director General de la Organización Mundial del Comercio, quien poco antes había alertado que "la hora de la verdad se aproxima rápidamente y no tenemos tiempo" (www.wto.org). Se refería al disponible para llegar a un acuerdo sobre las modalidades negociadoras - porcentajes, procedimientos y disciplinas, a fin de entrar a la etapa final de las negociaciones - antes de concluido este mes de abril. Si ello no es así, cada vez será más difícil terminarlas antes de fin de año o muy al comienzo del próximo. Como se ha señalado en anteriores oportunidades en este Newsletter, debido al plazo que dispone el Presidente de los Estados Unidos para negociar acuerdos comerciales (el Trade Promotion Authority), un fracaso este año equivaldría, en el mejor de los casos, a que la Rueda Doha difícilmente pudiera concluirse antes del 2009 o 2010.

En los principales protagonistas siguen predominando posturas defensivas. Ellas son estimuladas por los complejos cuadros políticos de algunos países europeos (Francia es el caso principal, tomando en cuenta sus intereses en materia de comercio de productos agrícolas) y por el cronograma de elecciones en países como el Brasil y los propios Estados Unidos. En tal sentido, la reunión de Copacabana confirmó que ninguno de los principales protagonistas cuenta con un frente interno que le permita moverse si los otros no lo hacen primero. En su esencia, el principal nudo de las negociaciones de la Rueda Doha, refleja un triángulo de intereses contradictorios en materia de ofertas en acceso a mercados para productos agrícolas, subsidios internos a la producción agrícola y apertura de mercados para productos no agrícolas. Otras cuestiones son relevantes. Pero esas tres son cruciales.

La presencia de Lamy en Copacabana, refleja lo que se percibe como un movimiento necesario para destrabar las negociaciones y que también fuera señalado con anterioridad en este Newsletter: una propuesta imparcial que permita a los negociadores encarar sus respectivos frentes internos. Arthur Dunkel - entonces Director General del GATT - lo hizo en la Rueda Uruguay. Si finalmente Lamy mueve esta ficha, difícil será que lo haga antes de julio, es decir cuando el espectro del fracaso y sus costos sea más tangible que en la actualidad. La paradoja es que a la vez que nadie puede abrir su juego, tampoco habría interesados en reconocer en que se fracasó por su culpa.

Es que se tiene conciencia que un fracaso de la Rueda Doha - o su postergación a un futuro incierto - podría arrastrar a la OMC a un punto de debilidad extrema. Y esto no parece ser conveniente para ningún país. Menos para la Argentina (ver al respecto, Félix Peña, "¿Conviene a la Argentina una OMC débil?", en El Cronista del 4 de abril 2006, página 14).


Félix Peña es Director del Instituto de Comercio Internacional de la Fundación ICBC; Director de la Maestría en Relaciones Comerciales Internacionales de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF); Miembro del Comité Ejecutivo del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI). Miembro del Brains Trust del Evian Group. Ampliar trayectoria.

http://www.felixpena.com.ar | info@felixpena.com.ar


Suscríbase al newsletter para recibir mensualmente un email con
los últimos artículos publicados en este sitio.


 

Regresar a la página anterior | Top de la página | Imprimir artículo

 
Diseño y producción: Rodrigo Silvosa