inicio | contacto | buscador | imprimir   
 
· Presentación
· Trayectoria
· Artículos y notas
· Newsletter (español)
· Newsletter (english)
· Radar Internacional
· Tesis de posgrado
· Programas de clase
· Sitios recomendados

Publicaciones
· Las crisis en el multilateralismo y en los acuerdos regionales
· Argentina y Brasil en
el sistema de relaciones internacionales
· Momentos y Perspectivas


  Félix Peña

NEWSLETTER SOBRE RELACIONES COMERCIALES INTERNACIONALES
2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011
2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004 | 2003 | 2002
DIPLOMACIA COMERCIAL EN UN MUNDO DE MÚLTIPLES ESCENARIOS:
Un abanico de corredores de comercio, y de negociaciones regionales e interregionales

por Félix Peña
Enero 2013


 

Nuevas realidades internacionales están impactando en la forma en que los países encaran el desarrollo de su diplomacia comercial. Son resultantes, entre otros factores, de cambios tecnológicos que acortan las distancias físicas, económicas y culturales; de desplazamientos del poder económico relativo entre países y regiones; de la importancia creciente de protagonistas no estatales; del desarrollo de cadenas productivas transnacionales; del incremento y empoderamiento de consumidores urbanos con ingresos de clase media, y de la proliferación de "clubes privados" del comercio mundial.

Ante esas nuevas realidades, la calidad de la diplomacia comercial incide en la eficacia de una estrategia de inserción activa de un país en los múltiples escenarios de la competencia económica internacional. Pueden ser países individuales, especialmente cuando estos son de gran dimensión económica. Pero son cada vez más los espacios regionales y los interregionales.

En una diplomacia comercial multi-espacial, lo fundamental es saber identificar los vasos comunicantes que existen o pueden estar desarrollándose, a veces en forma imperceptible, entre países y regiones. Pueden ser las distintas modalidades de cadenas transnacionales de valor. Y lo son también los nuevos ejes o corredores del comercio, de inversiones y del tránsito de personas (trabajadores, turistas, hombres de negocios).

En un mundo de múltiples espacios regionales e interregionales que tienen distintos grados de conectividad y de complementariedad, es en el plano de la diplomacia comercial, como expresión de sus estrategias de desarrollo y de inserción internacional, que un país puede producir las necesarias articulaciones. La concertación de esfuerzos y las sinergias que se generen, tanto en el plano interno como también con otros países y regiones, en la medida que involucren un número amplio de todo tipo de protagonistas, puede ser un factor clave para el éxito de una estrategia de inserción activa de un país en la competencia económica global.


La calidad de la diplomacia comercial es un factor importante para la eficacia de una estrategia de inserción activa de un país en la competencia económica internacional, tanto en el plano global como en el de las respectivas regiones, comenzando por aquella que es la propia del respectivo país. Todo indica que su importancia futura será creciente.

Entre otros desdoblamientos posibles, una diplomacia comercial de calidad implica hacer conocer en otros mercados lo que un país considera que puede ofrecer de valioso en términos de bienes, servicios, tecnologías, capitales, ideas, como también de oportunidades de trabajo, de formación, de cooperación y de negocios. Y, a su vez, permite transmitir lo que requiere obtener de aquellos con los cuales aspira a mantener estrechas relaciones comerciales. Ella implica conocer y sobre todo, entender y apreciar, las múltiples diversidades, especialmente culturales, que existen entre los países, a fin de potenciarlas en función de relacionamientos más intensos. E implica, además, generar condiciones que permitan construir un marco óptimo que favorezca las interacciones económicas con cada uno de los demás países. Se puede aspirar a lograr todo ello sólo a través de una presencia activa, constante y no esporádica, así como de negociaciones -por lo general gubernamentales-, de acciones de creación de imagen, de tejido de todo tipo de coaliciones y alianzas y, en especial, del desarrollo de múltiples modalidades de redes sociales.

Es posible observar cómo nuevas realidades internacionales impactan en la forma en que los países encaran su diplomacia comercial. Son resultantes, entre otros factores, de cambios tecnológicos que acortan distancias físicas, económicas y culturales; de desplazamientos del poder económico relativo entre países y regiones; de la importancia creciente de protagonistas no estatales; del desarrollo de cadenas productivas transnacionales; del incremento y empoderamiento de consumidores urbanos con ingresos de clase media, y de la proliferación de "clubes privados" del comercio mundial.

En muchos casos tales impactos implican cambios radicales con respecto a lo que ha predominado en materia de diplomacia comercial hasta poco tiempo atrás. En efecto, los gobiernos y en especial sus servicios diplomáticos, están dejando de ser los únicos o tan siquiera los principales protagonistas de una actividad que se está tornando multifacética, compleja y muy dinámica.

En forma creciente se puede observar que son múltiples los otros protagonistas que pueden contribuir a desarrollar una diplomacia comercial eficaz, entendida ella en la forma amplia en que aquí se la planteado. Además de los ámbitos técnicos gubernamentales, pueden serlo también, con su presencia y actividades, entre otros, empresarios, deportistas, artistas, músicos, intelectuales, científicos y académicos, viajeros, mochileros, turistas, periodistas, dirigentes políticos y sindicales, estudiantes y trabajadores, e integrantes de las múltiples diásporas. Muchas veces, sin tener conciencia de ello, son una especie de agentes comerciales de un país. Pueden ser portadores de una imagen país y lectores de otras realidades. Son transmisores de visiones, percepciones e información que pueden ser fundamentales para la inteligencia competitiva de su país. Son, además, actores relevantes en los tejidos de conectividades de todo tipo que hoy contribuyen a facilitar las interacciones económicas entre los países.

Y su potencial puede ser mayor en la medida que un país posea suficientes puntos focales aptos para captar y procesar información que permita desarrollar un fuerte capital de inteligencia competitiva, que es hoy, un factor central de la capacidad de un país para negociar y competir en el mundo. Tal capital muchas veces resulta de una adecuada y densa interacción entre los sectores, gubernamental, empresario y académico. Esto es, de la valoración del triángulo planteado hace años entre nosotros por el Ingeniero Jorge Sábato.

Lo antes señalado cobra mayor importancia aún, si se tiene en cuenta el hecho que la competencia económica global se desarrolla simultáneamente en diversos escenarios con distintas intensidades de conexión entre sí. De ahí que la diplomacia comercial de un país se asemeje hoy a un juego practicado en múltiples tableros al mismo tiempo. Pero ese juego no sería necesariamente el ajedrez. Es algo más próximo al póker, dado que un factor fundamental del éxito lo constituye, además de la suerte, el bluff. En nuestras tradiciones sería algo así como jugar al truco contra diferentes jugadores en varias mesas simultáneas!

Los múltiples escenarios pueden ser países individuales, especialmente cuando estos son de gran dimensión económica. Pero son cada vez más espacios regionales e interregionales. En una diplomacia comercial multiespacial, lo fundamental es entonces saber identificar los vasos comunicantes que existen o pueden estar desarrollándose, a veces en forma imperceptible, entre países y regiones. Pueden ser distintas modalidades de cadenas transnacionales de valor. Y lo son también los nuevos ejes o corredores de transporte, de comercio e inversiones. Saber detectar lo que tales conectividades pueden significar para la inserción comercial internacional de un país como, por ejemplo, la Argentina (y sus socios y vecinos sudamericanos) es entonces una de las cualidades centrales de una agenda de diplomacia comercial eficaz y moderna.

Los corredores de comercio e inversiones han existido por muchos siglos. Fueron en el pasado las rutas de la seda o de las especias. A través de ellos se movían, en una continua ida y vuelta, mercaderías valiosas para quienes las comerciaban. Pero también personas, ideas, conocimiento técnico, costumbres, creencias. No eran corredores estáticos. Eran de geometría variable y cambiaban con el paso del tiempo.

Por muchos siglos, en el pasado, por tales corredores iban camellos o caballos y, sobre todo, mercaderes. También iban buques de madera. E iban guerreros. Los corredores del comercio tenían un profundo impacto geopolítico. Eran vectores de poder. En los nuevos corredores de comercio e inversiones del siglo XXI, van bienes, servicios, tecnologías, recursos financieros y personas. También pueden ir drogas y armas. Van en contenedores como resultante del transporte intermodal en continua evolución tecnológica (por ejemplo, el tamaño creciente de los buques portacontenedores y su consiguiente impacto en la capacidad de los puertos) (ver al respecto el libro de Marc Levinson en la sección Lecturas Recomendadas de este Newsletter). O van por canales digitales, por Internet. Y también van, entre otros, trabajadores, hombres de negocios, agentes tecnológicos, turistas, en aviones cada vez más grandes y económicos en su rendimiento.

En la perspectiva de la Argentina, y también de sus vecinos y socios sudamericanos, la diplomacia comercial multi-espacial del futuro, tendrá que tomar en cuenta los vasos comunicantes que se están empezando a intensificar dentro de las distintas regiones y entre ellas. A veces resultan de acuerdos internacionales que no responden a modelos pre-establecidos. Ello implica seguir de cerca las agendas de negociaciones comerciales e integración económica de los distintos espacios. Y saber detectar lo novedoso.

Un caso regional a seguir de cerca en el Asia es el de las negociaciones impulsadas por países de la ASEAN (el Regional Comprehensive Economic Partnership -RCEP) Y a nivel interregional también hay y habrá en el futuro mucha dinámica. Dos procesos negociadores convienen seguir de cerca por su potencial gravitación económica y política. Uno es en el espacio del Pacífico (el Trans-Pacific-Partnership - TPP). El otro es en el espacio del Atlántico Norte (la idea impulsada en ambos lados del Atlántico de abrir negociaciones para un acuerdo económico y comercial de amplio alcance entre los EEUU y la UE). Son todas ellas negociaciones que podrían tener, si es que se concluyeran, un fuerte impacto en el mapa de la competencia económica internacional, incluso con claras connotaciones geopolíticas por el efecto dominó que pueden producir motivando otras negociaciones y, en particular, por sus eventuales efectos de erosión del sistema comercial multilateral de la OMC (ver este Newsletter de diciembre 2012 en: http://www.felixpena.com.ar/).

En un mundo de múltiples espacios regionales e interregionales con distintos grados de conectividad y de complementariedad, es a través de la diplomacia comercial como expresión de sus estrategias de desarrollo y de inserción internacional, que un país puede producir las necesarias articulaciones. La concertación de esfuerzos y las sinergias que se generen, tanto en el plano interno como también con otros países y regiones, en la medida que involucren un número amplio de todo tipo de protagonistas, puede ser un factor clave para el éxito de una estrategia de inserción activa de un país en la competencia económica global. La ventaja de la Argentina -pero también la de sus vecinos y socios sudamericanos- es que no se observan razones que impidan una diplomacia comercial abierta a todas las direcciones ("tous les azimuts"). Su ubicación geográfica, dotación de recursos, mestizaje cultural, lejanía de las líneas de principal tensión internacional, permite precisamente tener una inserción comercial externa de alcance multi-regional.

Cabe mencionar al respecto que en diciembre del 2012 se realizó en Abu Dhabi el Foro Arabe-Latinoamericano. Su tema fue precisamente el de las perspectivas de una asociación más estrecha entre ambas regiones (ver su declaración final en: http://www.uaeu.ac.ae/). Un dato no menor en el desarrollo futuro de esta relación interregional, lo constituye el hecho que los países del Golfo Pérsico, en particular Qatar y los Emiratos Árabes Unidos, se están transformando rápidamente en un eje de vinculación de grandes economías y regiones del Sur. Se refleja en la creciente vinculación entre países árabes con China, India y otros países asiáticos, así como también con países africanos y ahora con los latinoamericanos (ver al respecto el libro de Ben Simpfendorfer, mencionado en la sección de Lecturas Recomendadas de este Newsletter).

Las vinculaciones aéreas entre Asia y Sudamérica (especialmente en el corredor Buenos Aires-São Paulo-Rio de Janeiro con China e India a través de Doha y Dubái) contribuyen a desarrollar una conectividad con enormes posibilidades que incluye un gran potencial, entre otros, en el campo de la energía, los alimentos, la construcción y las inversiones financieras y productivas. El reciente viaje de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner -junto con empresarios- a los Emiratos Árabes Unidos, a Indonesia y a Vietnam, ilustra sobre la importancia que se atribuye a estos nuevos corredores de comercio e inversiones en la estrategia de inserción internacional de la Argentina.

La Cumbre CELAC-UE a realizarse en Santiago de Chile los días 26 y 27 de enero del 2013, es otra oportunidad para renovar y relanzar una relación birregional valiosa que si bien ha progresado en los últimos años, dista mucho aún de alcanzar los objetivos originalmente previstos (sobre la agenda de la Cumbre, ver la nota de Héctor Casanueva mencionada en la sección Lecturas Recomendadas de este Newsletter). El hecho que no se haya podido avanzar en un elemento clave de esta relación, cuál es el acuerdo de asociación entre el Mercosur y la Unión Europea, es elocuente en tal sentido (ver al respecto la nota de Rafael Estrella, mencionada en la sección Lecturas Recomendadas de este Newsletter).


Lecturas recomendadas:

  • Bhagwati, Jagdish, "Why the TPP is undermining the Doha Round", East Asia Forum, 14th January 2013, en: http://www.eastasiaforum.org/.
  • Baptista, Luiz Olavo; Sampaio Ferraz Junior, Tercio (coordenadores), "Novos Caminhos do Direito No Século XXI. Uma Homenagem a Celso Lafer", Juruá Editora, Curitiba 2012.
  • Bitar, Sergio, "World Trends and the Future of Arab Latin-American Relations", presentación efectuada en ocasión del Arab-Latin American Forum, realizado en Abu Dhabi los días 16 y 17 de diciembre de 2012, y que fuera publicada por el Inter-American Dialogue, Washington DC. 17 de diciembre de 2012, en: http://www.thedialogue.org/.
  • Casanueva, Hector, "Cooperación Europa-América Latina: Ciencia, Tecnología y Competitividad", en América Economía, Santiago de Chile, 2 de enero de 2013, en: http://www.americaeconomia.com/.
  • Chauffour, Jean-Pierre, "Trade Integration as a Way Forward for the Arab World. A Regional Agenda", The World Bank, Policy Research Working Paper 5581, Washington DC., February 2011, en: https://openknowledge.worldbank.org/.
  • Creel, H.G., "Confucius. The Man and the Myth", The John Day Company, New York 1949.
  • Drysdale, Peter, "Asia and the international trade regime", East Asia Forum, 7th January 2013, en: http://www.eastasiaforum.org/.
  • Estrella, Rafael, "El riesgo de un fracaso por abandono", Blog Elcano, Madrid 22 de diciembre de 2012, en: http://www.blog.rielcano.org/.
  • Frondizi, Arturo, "Mensajes Presidenciales 1958-1962", 3 vols., Fundación Centro de Estudios Presidente Arturo Frondizi, Buenos Aires 2012.
  • Gupta, Sourabh, "Will the TPP facilitate or disrupt supply chains?", East Asia Forum, 6th January 2013, en: http://www.eastasiaforum.org/.
  • Hillman, Jennifer, "Global Swing States and the Trade Order", The German Marshall Fund of the United States (G/M/F) - Center for a New American Security, Global Swing States Working Paper 2012, Washington DC., November 2012, en: http://www.gmfus.org/.
  • Höllman, Thomas O., "La Ruta de la Seda", Historia-Alianza Editorial, Madrid 2010.
  • Kliman, Daniel M.; Fontaine, Richard, "Global Swing States. Brazil, India, Indonesia, Turkey and the Future of International Order", The German Marshall Fund of the United States (G/M/F) - Center for a New American Security, Washington DC., November 2012, en: http://www.gmfus.org/.
  • Mansfeld, Edward D; Milner, Helen V., "Votes, Vetoes, and the Political Economy of International Trade Agreements", Princeton University Press, Princeton and Oxford 2012.
  • Lamy, Pascal, "The Future of the Multilateral Trading System", Director-General of WTO, Richard Snape Lecture, Melbourne, 26 of November 2012, en: http://www.wto.org/.
  • Leal-Arcas, Rafael, "International Trade and Investment Law. Multilateral, Regional and Bilateral Governance", Edward Elgar, Cheltenham, UK - Northampton, MA, USA 2010.
  • Levinson, Marc, "The Box. How the Shipping Container Made the World Smaller and World Economy Bigger", Princeton University Press, Princeton and Oxford 2006.
  • Liu, Xinru; Norene Shaffer, Lynda, "Connections Across Eurasia. Transportation, Communication, and Cultural Exchange on the Silk Roads", McGraw Hill, New York 2007.
  • Mazower, Mark, "Governing the World. The History of an Idea", The Penguin Press, New York, 2012.
  • Pernot, Francois, "La Ruta de la Seda. Desde Asia hasta Europa tras la huella de aventureros y comerciantes", Parragon Books, Bath UK 2007.
  • Simpfendorfer, Ben, "The New Silk Road. How a Rising Arab World is Turning Away from the West and Rediscovering China", Palgrave Macmillan, London-New York 2011.
  • Zedillo, Ernesto, "Governance Falls Behind Globalization", Published on YaleGlobal Online Magazine, 3 December 2012, en: http://yaleglobal.yale.edu/print/8256.
  • Zeilar, Thomas W., "Free Trade - Free Worlds. The Advent of GATT", The University of North Carolina Press, Chapel Hill and London 1999.

Félix Peña es Director del Instituto de Comercio Internacional de la Fundación ICBC; Director de la Maestría en Relaciones Comerciales Internacionales de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF); Miembro del Comité Ejecutivo del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI). Miembro del Brains Trust del Evian Group. Ampliar trayectoria.

http://www.felixpena.com.ar | info@felixpena.com.ar


Suscríbase al newsletter para recibir mensualmente un email con
los últimos artículos publicados en este sitio.


 

Regresar a la página anterior | Top de la página | Imprimir artículo

 
Diseño y producción: Rodrigo Silvosa