inicio | contacto | buscador | imprimir   
 
· Presentación
· Trayectoria
· Artículos y notas
· Newsletter (español)
· Newsletter (english)
· Radar Internacional
· Tesis de posgrado
· Programas de clase
· Sitios recomendados

Publicaciones
· Las crisis en el multilateralismo y en los acuerdos regionales
· Argentina y Brasil en
el sistema de relaciones internacionales
· Momentos y Perspectivas


  Félix Peña

NEWSLETTER SOBRE RELACIONES COMERCIALES INTERNACIONALES
2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011
2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004 | 2003 | 2002
EL FIN DE TRES CICLOS HISTÓRICOS LARGOS:
¿Telón de fondo de dilemas en la construcción de espacios regionales?

por Félix Peña
Noviembre
2011


 

Los cambios estructurales que se están observando en el plano internacional, pueden estar reflejando el fin simultáneo de tres ciclos históricos largos. Ellos han incidido en las relaciones internacionales durante los últimos siglos.

Uno es el iniciado hace quinientos años cuando Europa comienza a ocupar el centro del escenario mundial, que se desplaza al promediar el siglo pasado a los Estados Unidos. Es un ciclo largo centrado en Occidente. El otro es el iniciado con la Revolución Industrial a finales del siglo XVIII que dio lugar, entre otros muchos efectos, a la divergencia de trayectorias económicas entre el centro y la periferia. Y el tercero es el iniciado a mitad del siglo XVII con la Paz de Westfalia, durante el cual surgen diversas modalidades de conciertos de naciones con capacidad de preservar un determinado orden internacional.

Los cambios estructurales son hoy un telón de fondo a tener presente en el análisis de las turbulencias que sacuden al espacio regional europeo. Expresan el fin de una época en que tanto Europa como los Estados Unidos han sido el centro principal en el escenario mundial. Pero también están detrás de los dilemas existenciales y metodológicos que se observan en otros espacios geográficos regionales en los que coexisten naciones soberanas que pueden optar, en sus relaciones recíprocas, por el camino de la fragmentación o por el de la articulación. Incluye al espacio geográfico sudamericano o al más amplio -y a veces difícil de definir- que es el de América Latina y el Caribe.

La construcción de una Europa unida, por mucho tiempo visualizada como una referencia por otras regiones, ha entrado ahora en una fase de incertidumbres y de grandes dilemas. Incertidumbres con respecto al futuro de su modelo económico y social, sustento de un modo de vida y de cada uno de los diversos sistemas políticos nacionales. Dilemas en cuanto a si se puede continuar y en su caso cómo, la construcción de un espacio integrado que presenta éxitos y también visibles falencias.

Es temprano aún para hacer un pronóstico sobre el futuro de la integración europea. Su pasado genera la expectativa de que Europa sabrá reinventarse. En todo caso, no es ésta una cuestión indiferente para los países del Mercosur teniendo en cuenta, entre otros factores, la negociación en curso de un acuerdo interregional que sea atractivo y original.


La actual crisis financiera y económica, que sacude especialmente a países europeos y a la zona del Euro pero que puede tener efectos en cadena a escala global, se inserta en un cuadro de profundos cambios estructurales en el sistema internacional. Entender tales cambios será quizás una de las condiciones que incidirán en las políticas que los países apliquen a fin de encarar los efectos más inmediatos de la crisis.

Son ellos cambios estructurales que reflejan el fin simultáneo de por lo menos tres ciclos históricos largos. Tales ciclos han dominado las relaciones internacionales durante los últimos siglos.

Uno de esos ciclos es el iniciado hace unos quinientos años cuando Europa comienza a ocupar el centro del escenario mundial, lugar que se desplaza al promediar el siglo pasado hacia los Estados Unidos. Es un ciclo largo centrado en Occidente (ver al respecto el libro de Fareed Zakaría, "The Post-American World. Release 2.0", incluido en la Sección Lecturas Recomendadas de este Newsletter del mes de octubre pasado). Se ha entrado ahora a un mundo descentrado en el que predomina un número indeterminado de protagonistas principales (ver al respecto el libro de Jean-Claude Guillebaud, "Le commencement d'un monde. Vers la modernité metisse", Seuil, Paris 2008). Como consecuencia de ello, es un mundo en el que se abren múltiples opciones para las estrategias de inserción internacional de casi todos los protagonistas -no sólo estatales-, cualquiera que sea su dimensión económica relativa. Se ha generalizado así un fenómeno de empoderamiento de los protagonistas de la competencia por el poder mundial y por los mercados internacionales, cuyas consecuencias no son fáciles aún de prever.

El otro ciclo largo que está culminando es el iniciado con la Revolución Industrial a finales del siglo XVIII que dio lugar, entre otros muchos efectos, a la divergencia de trayectorias económicas entre los países del centro y de la periferia, entre los del Norte y los del Sur (ver al respecto el libro de Michael Spence, "The Next Convergence. The Future of Economic Growth in a Multispeed World", incluido más abajado en la Sección Lecturas Recomendadas).

Y el tercer ciclo largo es el iniciado a mitad del siglo XVII con la Paz de Westfalia, en el cual surgen diversas modalidades de conciertos o clubes de naciones relevantes, todas ellas con la capacidad y la expectativa de incidir decisivamente en la preservación de un determinado orden internacional (ver al respecto el reciente libro de Bertrand Badie, "Diplomatie de Connivence. Les dérives oligarchiques du systeme international", incluido en la Sección Lecturas Recomendadas de este Newsletter del mes de octubre pasado). Las reuniones del G20 -como se manifiesta una vez más en la pasada Cumbre en Cannes (ver http://www.g20.utoronto.ca/summits/2011cannes.html)- están poniendo en evidencia la dificultad que tienen sus países miembros para concertar respuestas comunes y efectivas a cuestiones relevantes de la agenda global. El espectro del "congelamiento del poder mundial" o del "condominio oligárquico" -esto es, un grupo de potencias en condiciones de imponer y eventualmente congelar un orden internacional actuando en forma conjunta-, planteado hace unas décadas por destacados diplomáticos, parece ser ahora menos creíble.

Los mencionados cambios estructurales son hoy un telón de fondo a tener presente en el análisis de las turbulencias que están sacudiendo, en particular, al espacio regional europeo.

Pero también están detrás de los dilemas existenciales y metodológicos que se observan en todo espacio geográfico regional en el que coexisten naciones soberanas que pueden optar, en sus relaciones recíprocas, por el camino de la fragmentación o por el de la articulación. Incluye, por cierto, el espacio geográfico sudamericano o el más amplio -y por momentos más difícil de definir con precisión- que es el de América Latina y el Caribe.

Cuando son existenciales, tales dilemas se refieren a las razones para que un grupo de naciones que comparten un espacio geográfico, institucionalicen una asociación voluntaria y permanente orientada a otorgarse un tratamiento económico preferencial que facilite una articulación productiva a escala transnacional; a unirse en sus relaciones y negociaciones con terceros países, y a facilitar la gobernabilidad regional mediante el predominio de valores democráticos, de la cohesión social y, en especial, de la paz y la estabilidad política. Son dilemas que se refieren entonces a los objetivos que se persiguen a través de la asociación de las respectivas naciones. Implica reconocer la necesidad de trascender el uso exclusivo de la lógica del bilateralismo en sus relaciones regionales.

En cambio, cuando los dilemas son metodológicos, se refieren a las modalidades del trabajo conjunto entre las naciones contiguas y, en particular, a los mecanismos, instituciones y disciplinas empleadas para lograr los objetivos comunes perseguidos por una asociación voluntaria y con vocación de permanencia.

Por la crisis que ha estado afectando en particular a la zona del euro, el caso europeo merece en la actualidad una atención especial. Ello es así incluso por la incidencia que puede tener en la propia construcción del espacio regional sudamericano y en las relaciones entre ambas regiones, como lo estarían poniendo de manifiesto las dificultades para avanzar y concluir la negociación inter-regional entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur.

La construcción de una Europa unida ha entrado en una fase de fuertes incertidumbres y, a la vez, de grandes dilemas. Incertidumbres con respecto al futuro de su modelo económico y social, sustento de un modo de vida y de cada uno de los diversos sistemas políticos nacionales. Dilemas en cuanto a cómo continuar la construcción de un espacio integrado que presenta éxitos y también visibles falencias.

Son incertidumbres y dilemas que reflejan el fin de un período como consecuencia, en gran medida, de los antes mencionados cambios internacionales profundos. Que además afectan no sólo a las economías, sino también a la vida política de varios países miembros de la UE. Al menos de aquellos que han sido más impactados por la crisis del euro. Y no son solamente los deudores. También afecta a los ciudadanos. Están desorientados, por momentos se indignan y protestan. No siempre tienen qué proponer.

Lo concreto es que ha empezado a cuestionarse la supervivencia misma de la UE y no sólo de la zona del euro. La crisis está adquiriendo entonces una dimensión existencial. Es decir que lo que podría estar en juego es la propia noción de un espacio europeo integrado. Se observan signos que indican una cierta tentación a un retorno a la lógica del bilateralismo. Incluso comienzan a surgir fantasmas del pasado. Sutilmente los hizo presentes la Canciller Angela Merkel, cuando en vísperas de la Cumbre europea de comienzos de este mes de noviembre, recordaba en el Parlamento alemán que lo que estaba en riesgo eran los logros de cincuenta años de paz en Europa. Y muchos europeos recuerdan aún cuál era la realidad antes de ese punto de inflexión, que fue el Plan Schumann de 1950.

Es precisamente esa dimensión existencial la que puede complicar la reiterada idea de superar la actual crisis con "más Europa", que implique dar un salto adelante en el desarrollo de instituciones y políticas comunes. La dificultad que ese slogan plantea es que para sectores quizás crecientes de varios países miembros -parecería ser el caso de varios de los del grupo fundacional original- la propia Europa unida, al incluir tan diversos y numerosos países es precisamente el problema, por visualizarse en ella algunas de las causas de la actual crisis.

Hay evidencias, entonces, de una erosión de la identidad europea que se manifiesta en expresiones tales como "su problema no es mi problema", cuando algunos ciudadanos de países europeos se refieren a lo que le ocurre, por ejemplo, a los griegos o a lo que podría ocurrirle a los italianos, españoles o portugueses. Y al pensar así reflejan el desconocimiento de que muy probablemente su propio país no tenga un "plan B" razonable a la idea de una Europa integrada.

De lo que está sucediendo en la integración europea es posible extraer tres conclusiones útiles a la hora de impulsar la construcción de un espacio de gobernabilidad regional sudamericana que incluya, por cierto, la superación de visibles insuficiencias del Mercosur. Especialmente si el futuro de tal construcción se visualiza tomando en cuenta el contexto de las nuevas realidades estructurales del sistema del poder mundial y de la competencia económica global.

La primera es que la reingeniería permanente de sus instituciones y políticas comunes, a fin de adaptarlas a nuevas realidades y circunstancias, es una demanda constante en la construcción de un espacio de integración entre naciones soberanas que comparten un espacio geográfico regional. Ello requiere construcciones que a la vez sean sumamente flexibles y previsibles, tomando en cuenta las señales que procurarán captar quienes tienen que adoptar decisiones de localización de inversiones, especialmente en el ámbito de encadenamientos productivos y cadenas de suministros transnacionales.

La segunda conclusión es que tal reingeniería -y con más razón aún el diseño original- no puede responder a modelos preconcebidos ni de libros de texto. No son prescripciones de la teoría económica o política lo que se suele tener en cuenta en los casos reales. En cierta forma, todos ellos han sido en el pasado y suelen ser aún, "trajes a la medida" en función del diagnóstico sobre realidades nacionales concretas y de la percepción de los márgenes de maniobra que provienen del contexto externo. Responden a lo que los países miembros necesitan y, sobre todo, pueden hacer.

Y la tercera es que navegar el mundo actual, especialmente entre un conjunto integrado de naciones contiguas, no tolera un GPS. No hay cartas de navegación pre-establecidas. Por el contrario, es algo que requiere mucho instinto, realismo económico, flexibilidad y pericia técnica. Requiere en particular, un esclarecido y fuerte liderazgo político en cada uno de los países y, en especial, en aquellos con mayor capacidad para influenciar sobre las realidades y para movilizar a los socios. Requiere, finalmente, mucha suerte.

Es temprano aún para hacer un pronóstico sobre el futuro de la integración europea. Su pasado de más de cincuenta años genera la expectativa de que Europa sabrá reinventarse. Y que tal reinvención tendrá, a la vez, mucho de continuidad y de innovación. Es decir que será una metamorfosis en el sentido recomendado por Edgar Morin en su libro "Ma Gauche", FB, Paris 2010).

En todo caso, no es ésta una cuestión indiferente para los países del Mercosur, teniendo en cuenta la negociación en curso para lograr un acuerdo interregional que sea atractivo y original. Un acuerdo que tampoco convendría que se lo concibiera en función de modelos teóricos y de fórmulas rígidas preconcebidas. Por el contrario, lo recomendable sería concebirlo como un proceso de largo plazo que permita aprovechar todas las flexibilidades que pueden extraerse de una correcta interpretación del artículo XXIV, párrafo 8 del GATT (ver al respecto este Newsletter del mes de abril 2011, en www.felixpena.com.ar). Para ello se requiere, de un lado y del otro del Atlántico, mucha voluntad política e imaginación técnica.


Lecturas recomendadas:

  • Ahmed, Faisal, "The Global South Needs a Multilateral Approach", Business Standard, New Delhi-Mumbai, November 6, 2011, en: http://groups.google.com/.
  • ALADI-CEPAL-MERCOSUR-UNASUR, "Latinoamérica y el Grupo de los 20. Hacia la construcción de un espacio de diálogo en la Región", Montevideo, 18 de octubre de 2011.
  • Alonso, José Antonio; Aguirre, Pablo; Santander, Guillermo, "La cooperación triangular española en América Latina: un análisis de dos experiencias de interés", Fundación Carolina (ceALCI)-ICEI, Documento de Trabajo n° 51, Madrid, Octubre 2011.
  • Amado, Fernando, "La masonería uruguaya. El fin de la discreción", Random House Mondadori Uruguay, Montevideo 2011.
  • Angeloni, Ignazio; Pisani-Ferry, Jean, "Wanted: A Stronger and Better G20 for the Global Economy", Bruegel Policy Contribution, Issue 2011/15, Brussels, October 2011, en: http://www.bruegel.org/.
  • Auboin; Marc; Ruta, Michele, "The Relationship Between Exchange Rates and International Trade: A Review of Economic Literature", World Trade Organization, Economic Research and Statistics Division, Staff Working Paper ERSD-2011-17, October 25, 2011, en: http://www.wto.org/.
  • Bartesaghi, Ignacio, "Unión de Naciones Suramericanqas (UNASUR)", Cámara de Industrias del Uruguay, Departamento de Integración y Comercio Internacional, Dirección de Investigación y Análisis, Montevideo, Junio 2011, en: http://www.ciu.com.uy/.
  • Dotta Ostria, Mario, "Oligarquías, Militares y Masones. La Guerra contra el Paraguay y la Consolidación de las Asimetrías Regionales", Colección Ensayos, Ediciones de la Plaza, Montevideo 2011.
  • ECLAC, "People's Republic of China and Latin America and the Caribbean. Ushering in a new era in the economic and trade relationship", ECLAC, Santiago de Chile, June 2011.
  • Ferguson, Niall, "Colossus. The Rise and Fall of the American Empire", Penguin Books, New York 2005.
  • Ferguson, Niall, "Civilization. The West and the Rest", The Penguin Press, New York 2011.
  • Fundación INAI, "Boletín del INAI", N° 110, Instituto para las Negociaciones Agrícolas Internacionales, Buenos Aires, 31 de Octubre de 2011, en: http://www.inai.org.ar/.
  • Hartzenberg, Trudi, "Regional Integration in Africa", WTO, Economic Research and Statistics Division, Staff Working Paper ERSD-2011-14, Geneva, October 2011, en: http://www.wto.org/.
  • Iglesias, Fernando, "La modernidad global. Una revolución copernicana en los asuntos humanos", Sudamericana, Buenos Aires 2011.
  • Lowenthal, Abraham F., "Disaggregating Latin America: Diverse Trajectories, Emerging Clusters and their Implications", The Brookings Institution, Washington DC., Saturday November 12, 2011, en http://www.brookings.edu/.
  • Márkaris, Petros, "Con el agua al cuello", Colección Andanzas, Tusquets Editores, Buenos Aires 2011.
  • Martin, Will; Mattoo, Aaditya (eds.), "Unfinished Business? The WTO Doha Agenda", Centre for Economic Policy Research (CEPR)-The World Bank, Washington 2011, en: http://www-wds.worldbank.org/.
  • Maxton, Graeme, "The End of Progress. How Modern Economics has Failed Us", John Wiley & Sons (Asia) Pte.Ltd, Singapore 2011.
  • OECD-WTO-UNCTAD, "Reports on G20 Trade and Investment Measures (May to Mid-October 2011" Geneva, 25 October 2011, en: http://www.oecd.org/.
  • Oporto, Mario, "De Moreno a Perón. Pensamiento argentino de la unidad latinoamericana", Planeta, Buenos Aires 2011.
  • Oropeza García, Arturo (coordinador), "BRICS. El difícil camino entre el escepticismo y el asombro", UNAM-Cámara de Diputados, México 2011.
  • Pedersen, Peter N., "The case for creating a Working Party on the Functioning of the WTO", Staff Working Paper ERSD-2011-16, Geneva, October 25, 2011, en: http://www.wto.org/.
  • Peña, Félix, "Why not an ombudsperson at the WTO? A proposal for debate", en Carolyn Deere Birkbeck (ed.), "Making Global Trade Governance Work for Development. Perspectives and Priorities from Developing Countries", Cambridge University Press, Cambridge 2011, páginas 442 a 458.
  • Ramos, Jorge Abelardo, "Historia de la Nación Latinoamericana", Biblioteca del Pensamiento Nacional, Peña Lillo-Ediciones Continente, Buenos Aires 2011.
  • Revista Política Externa, "O papel atual do Brasil na América do Sul", Vol. 20 n° 2, Säo Paulo, Set/Out/Nov 2011.
  • Roy, Joaquín; Dominguez, Roberto (compiladores), "España, la Unión Europea, y la integración latinoamericana", Jean Monnet Chair, University of Miami, Miami-Florida European Union Center of Excellence, Miami 2010.
  • Spence, Michael, "The Next Convergence. The Future of Economic Growth in a Multispeed World", Farrar, Straus and Giroux, New Yok 2011.
  • Tomz, Michael, "Reputation and International Cooperation. Sovereign Debt across Three Centuries", Princeton University Press, Princeton and Oxford 2007.

Félix Peña es Director del Instituto de Comercio Internacional de la Fundación ICBC; Director de la Maestría en Relaciones Comerciales Internacionales de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF); Miembro del Comité Ejecutivo del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI). Miembro del Brains Trust del Evian Group. Ampliar trayectoria.

http://www.felixpena.com.ar | info@felixpena.com.ar


Suscríbase al newsletter para recibir mensualmente un email con
los últimos artículos publicados en este sitio.


 

Regresar a la página anterior | Top de la página | Imprimir artículo

 
Diseño y producción: Rodrigo Silvosa