inicio | contacto | buscador | imprimir   
 
· Presentación
· Trayectoria
· Artículos y notas
· Newsletter (español)
· Newsletter (english)
· Radar Internacional
· Tesis de posgrado
· Programas de clase
· Sitios recomendados

Publicaciones
· Las crisis en el multilateralismo y en los acuerdos regionales
· Argentina y Brasil en
el sistema de relaciones internacionales
· Momentos y Perspectivas


  Félix Peña

NEWSLETTER SOBRE RELACIONES COMERCIALES INTERNACIONALES
2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011
2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004 | 2003 | 2002

¿UN RELANZAMIENTO DE LAS NEGOCIACIONES DEL ALCA Y CON LA UNIÓN EUROPEA?
Habrá acción en los próximos meses, pero es difícil que concluyan este año.


por Félix Peña
Febrero 2005


Como se esperaba, tras la inauguración del nuevo período presidencial en los Estados Unidos y la renovación de la Comisión Europea -bajo la Presidencia del portugués José Manuel Barroso y el inglés Peter Mandelson, como Comisario a cargo de las cuestiones de comercio internacional-, se observan primeros signos sobre la voluntad política de relanzar las negociaciones hemisféricas a fin de concretar la denominada Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), así como las negociaciones del Mercosur con la Unión Europea, que tienen como objetivo de establecer una asociación estratégica birregional, con un acuerdo de libre comercio como principal instrumento operativo. Sin embargo, parecería difícil que ellas puedan concluir este año.

Junto con las de la Rueda Doha en la Organización Mundial del Comercio (OMC), ambas integran la triada de las principales negociaciones comerciales en las que participan la Argentina y sus socios del Mercosur (sobre el estado actual de las negociaciones comerciales internacionales de la Argentina, ver el Boletín Mensual del Instituto de Negociaciones Agrícolas Internacionales -INIAI- www.org.ar).

Lo más probable es que se observe en el futuro una cierta sincronización entre los avances que se puedan lograr en cada uno de los tres frentes (ver al respecto, este Newsletter del mes de noviembre 2004). Y también es probable que el ritmo de avance en las negociaciones del ALCA y con la Unión Europea -de no mediar acontecimientos políticos no previstos-, sea influenciado precisamente por el que se logre en la Rueda Doha.

En tal sentido, cabe señalar que incluso se manifiesta una tendencia entre muchos negociadores y analistas a considerar que ahora es muy probable que las negociaciones hemisféricas y las birregionales, sólo culminen plenamente cuando sean evidentes los resultados que se puedan obtener en la Rueda Doha.

Estos resultados quedarán más claros, en el mejor de los casos, en ocasión de la reunión del Consejo de la OMC en julio próximo (a nivel de un primer borrador de modalidades de negociación) y, sobre todo, cuando se realice a fin de año la reunión ministerial en Hong Kong. En tal oportunidad, se espera que se aprueben las modalidades concretas de las negociaciones multilaterales (metas y plazos para los respectivos compromisos en todas las cuestiones de la agenda negociadora, incluyendo en especial, la agricultura en sus tres pilares de acceso a mercados, apoyos domésticos y subsidios a las exportaciones), en base al marco aprobado el año pasado en la reunión de julio en Ginebra (ver al respecto, este Newsletter del mes de agosto 2004).

En el frente del ALCA, no ha habido movimientos significativos desde el estancamiento que se tornó evidente desde principios de 2004. El plazo originalmente previsto para concluir las negociaciones, esto es finales del año pasado, no pudo cumplirse. La presidencia del proceso negociador continua siendo ejercida por el Brasil y los Estados Unidos.

En enero último, en ocasión del Foro de Davos, el Canciller Amorim del Brasil y Robert Zoellick -quien dejará de ser el Representante Comercial de los Estados Unidos (USTR) y asumirá como Secretario Adjunto para Asuntos Económicos en el Departamento de Estado, cargo en el que se espera seguirá teniendo una influencia significativa en las negociaciones comerciales de los EEUU y, en particular, en las del ALCA; al momento de concluir esta nota no se conocía aún el nombre de su sucesor, pero se estimaba que podría ser algunos de sus actuales colaboradores-, acordaron darle un nuevo impulso a las negociaciones hemisféricas. Transmitieron una imagen de existencia de un clima político favorable a que así ocurra.

Tal impulso político es importante, teniendo en cuenta que las diferencias de criterios en cuanto a cómo llevar adelante las negociaciones hemisféricas entre los dos países, explican en mucho el estancamiento producido el año pasado. También es importante teniendo en cuenta que hacia finales de este año se celebrará en la Argentina la Cuarta Cumbre de las Américas, con la presencia de todos los presidentes de los países que participan en las negociaciones del ALCA, incluyendo por cierto al Presidente George W.Bush. -la fecha y el lugar definitivos aún no se conocen o, al menos, no son aún públicas, y lo único que se ha informado es que sería en noviembre en Mar del Plata, aunque en privado también se menciona el mes de diciembre-.

Debe recordarse al respecto, que en las anteriores Cumbres la cuestión de las negociaciones comerciales del ALCA ha ocupado un espacio relevante, junto con cuestiones políticas y sociales (las anteriores Cumbres de las Américas tuvieron lugar en Miami, en 1994; en Santiago de Chile, en 1998; en Québec, en 2001 y hubo también una extraordinaria en Monterrey, México, en 2003 - para más información ver www.ftaa-alca.org).

Los días 23 y 24 de este mes de febrero, se reunirán en Washington el brasilero Adhemar Bahadian y el americano Peter Allgeier, quienes son los negociadores responsables de la conducción del proceso hemisférico del ALCA -son los co-presidentes del Comité de Negociaciones Comerciales-. Se supone que es una reunión en la que debería acordarse cómo se continuará en el proceso negociador. Ambas partes han reiterado que el clima político es favorable.

Sin embargo, muchos especialistas -e incluso negociadores- tienen reservas sobre el futuro inmediato de las negociaciones hemisféricas del ALCA (ver al respecto una nota de Paulo Sotero, en el Estado de Sâo Paulo del 14 de febrero 2005, en el que se refiere a los comentarios formulados por varios ex - Representantes Comerciales de los Estados Unidos, incluyendo a Carla Hills y Charlene Barshefsky, quienes tuvieron un papel central en el lanzamiento de lo que luego serían las negociaciones del ALCA -, en un seminario realizado en Washington en la semana anterior y que fuera convocado por el Centro de Estudios Estratégicos Internacionales -CSIS-; para una transcripción completa del debate ver www.csis.org).

Al menos tres razones alimentan el escepticismo observado. Una de ellas, es que parecería afirmarse en Washington la idea de darle prioridad a las negociaciones en la OMC, a la cuestión de la agricultura y a las relaciones comerciales con China, en particular, y con el Asia (es mucho e interesante lo que se ha escrito recientemente sobre la importancia creciente de China, como protagonista central en el nuevo mapa de la competencia económica global, tal como puede verse entre otras publicaciones, en los informes especiales del Newsweek del 6 de diciembre pasado, titulado "The China Price"; de la revista Express, del mismo día, titulado "Chine: le pays de tous les records"; del diario Financial Times, del 7 de diciembre pasado, titulado: "China" y de la revista Foreign Policy titulado: "China Rising: how the Asian colossus is changing our world", January-February 2005; asimismo, ver un reciente artículo de Jorge Castro: "China en los próximos quince años", en La Nación, del 14 de febrero, 2005, p.15. Sobre el impacto de China en el desarrollo y comercio exterior de América Latina, ver también el informe preparado para el BID y titulado "The Emergente of China: Opportunities and Challenges for Latin America and the Caribbean, en www.iadb.org).

La segunda razón, es que se prevén dificultades para la aprobación por el Congreso americano -que en julio deberá renovar por dos años el Trade Promotion Authority, que es la autorización para que el Presidente de los Estados Unidos pueda celebrar negociaciones comerciales internacionales), del ya concluido acuerdo de libre comercio con los países Centroamericanos -CAFTA- y la República Dominicana. Incluso algunos especialistas temen que no sea aprobado este año.

La tercera razón, es que mas allá de las expresiones positivas de voluntad política, subsistirían diferencias pronunciadas entre los EEUU y el Brasil con respecto a como encarar la continuación de las propias negociaciones del ALCA.

Las diferencias de criterio entre los dos países que ejercen la presidencia de las negociaciones hemisféricas, han aflorado nuevamente en los primeros días de este mes de febrero. Ya habían trascendido en ocasión del mencionado encuentro en Davos de Bob Zoellick y Celso Amorim. Incluyen, en particular, la cuestión de la propiedad intelectual. Pero ellas parecen referirse también a la idea del Brasil -y cabría suponer que es compartida por la Argentina y los otros socios del Mercosur- de retomar el formato de un acuerdo "4+1" en el marco del ALCA. Esto es, un acuerdo bilateral entre los Estados Unidos y el Mercosur sobre las cuestiones de acceso a mercados. Tal idea fue frontalmente descartada por altos representantes de Washington, concretamente el Embajador de los EEUU en el Brasil y el propio Peter Algeier, negociador del USTR con América Latina.

El Embajador americano en Brasilia, John Danilovich, fue contundente al respecto en una larga entrevista que concediera al diario paulista Valor Econômico (ver la nota en la edición del 9 de febrero, 2005). Reiteró la importancia que los Estados Unidos otorgan, a concluir las negociaciones del ALCA con el formato que fuera acordado en la última reunión Ministerial celebrada en Miami, en noviembre 2003. Ante una pregunta relacionada con la propuesta de Celso Amorim, de comenzar por un acuerdo bilateral sobre acceso a mercados con el formato "4+1", dijo: "No tenemos ningún interés en un diálogo "4+1" a esta altura, y creemos que el ALCA es la forma de avanzar". Antes había reivindicado el formato y la estructura acordados precisamente en Miami -se refieren a la idea de un acuerdo común a todos los países hemisféricos, acompañado de acuerdos más avanzados sobre cuestiones específicas, concluidos entre aquellos países interesados en participar en ellos-. Luego afirmó: "Una negociación bilateral entre el Mercosur y los Estados Unidos, el "4+1", es un acuerdo mucho más duro, con muchas exigencias, más detallado…..tener el Hemisferio Occidental, desde el Canadá a América del Sur, como un bloque comercial cohesionado, coherente y unido puede realmente proveer más beneficios a los países de la región".

Simultáneamente, se expresó en el mismo sentido Peter Algeier, quien destacó que la propuesta de una negociación "4+1" era inaceptable (ver O Estado de Sâo Paulo, del 8 de febrero, 2005). Días después en Ginebra, Algeier fue más específico y si bien insistió en que las conversaciones Zoellick-Amorim en Davos habían sido "muy positivas", señaló que si se quisiera negociar un acuerdo "4+1", debería ser ambicioso e incluir reglas más duras para proteger inversiones y propiedad intelectual. Reiteró el conocido punto de vista del USTR, en el sentido que el modelo es claro y que lo constituye el acuerdo de libre comercio ya concluido por los Estados Unidos con Chile, entre otros acuerdos similares recientes, incluso con Australia. Esto es, un acuerdo no limitado a acceso a mercados, que sólo incluya eliminación de tarifas y reducción de cuotas en el comercio de bienes (ver al respecto, la nota de Assis Moreira en Valor Econômico del 15 de febrero, 2005).

Sin embargo, según lo trascendido en la prensa brasilera, el Brasil insistirá con la idea de un acuerdo bilateral con el formato "4+1" en la reunión de Washington el 23 y 24 de febrero (ver al respecto declaraciones del Embajador Bahadian, citadas por el diario O Estado de Sâo Paulo, del 12 de febrero, 2005).

En realidad la idea de un acuerdo "4+1" con los Estados Unidos, ha estado presente desde el propio lanzamiento del proceso que condujo a la creación del Mercosur, en junio de 1990. Fue incluida como un compromiso -el de procurar la celebración de un acuerdo de libre comercio- en el Acuerdo Marco de Consulta sobre Comercio e Inversiones, firmado por los países del Mercosur y los Estados Unidos en 1990. De allí viene incluso el nombre de "4+1". Por el Brasil, el negociador de dicho acuerdo fue el actual Canciller Amorim. Nunca hubo entusiasmo americano por la idea. Sólo en un momento, cuando la visita del entonces Presidente Clinton a Brasilia y luego Buenos Aires, el Presidente Fernando Henrique Cardoso logró la aceptación de su colega americano, haciéndole ver el sentido político de la idea del Mercosur. Pero siempre los Estados Unidos consideraron que, si ese fuera el caso, debería ser un acuerdo ambicioso de amplia cobertura.

Entre tanto, un reciente estudio de André Meloni Nassar, del Instituto de Estudios del Comercio y Negociaciones Comerciales Internacionales, del Brasil (ICONE, www.iconebrasil.org.br) da una idea de la importancia de los intereses en juego. Constata que si los Estados Unidos eliminaran totalmente sus tarifas y cuotas para productos agropecuarios (especialmente, carnes, azúcar, etanol, jugo de naranja y tabaco), el incremento de las exportaciones hacia ese país, originadas en el Brasil, sería del 94%, esto es, que pasarían de u$s 4,8 billones a 9.8 billones. En una situación similar, el incremento de las exportaciones brasileras de productos agrícolas a la Unión Europea sería del 55%, pasando de 3.1 billones de euros a 5.06 billones. Recuerda que los Estados Unidos y la Unión Europea, son los principales compradores de productos agrícolas en el mundo.

Por el lado de las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea también se observa un relativo movimiento. En una reunión en Davos del Presidente Lula y sus principales Ministros relacionados con estos temas, con el Presidente José Manuel Barroso de la Comisión Europea, incluso se anticipó que ellas podrían concluir este año. Como en el caso de las negociaciones hemisféricas, cabe tener en cuenta como dato político relevante, que en mayo de 2006, tendrá lugar en Viena, la Cuarta Cumbre Unión Europea-América Latina (sobre el estado actual y las perspectivas de las relaciones birregionales, ver el informe de Félix Peña titulado "Latinoamérica y la Unión Europea en un mundo de arenas movedizas: Aportes al análisis del estado actual y del futuro de las relaciones birregionales", presentado en la conferencia inaugural del Observatorio de las Relaciones Unión Europea-América Latina -OBREAL/EULARO- realizada en Barcelona, el 3 y 4 de febrero de 2005 -; el texto puede consultarse en la página Web de la Fundación BankBoston: www.fundacionbankboston.edu.ar).

Asimismo, en Luxemburgo, la reunión plenaria del Foro Empresario Mercosur-Unión Europea (MEBF) - www.mebf.org - concluyó con una declaración de los empresarios de ambas regiones, estimulando a los negociadores a concluir en tiempos razonables un acuerdo ambicioso. El negociador argentino, Embajador Alfredo Chiaradia, reseñó en su presentación las dificultades existentes para alcanzar un acuerdo con concesiones de valor equivalente por ambas partes. En esa reunión, asumió la co-presidencia del MEBF por el lado del Mercosur, el argentino Antonio Estrany y Gendre.

Está prevista para el mes de marzo una reunión negociadora birregional a nivel Ministerial. Recién entonces, se podrá observar si efectivamente están dadas las condiciones para superar los obstáculos que impidieron en octubre pasado concluir, tal como estaba previsto, el acuerdo de asociación estratégica birregional (ver este Newsletter, del mes de noviembre 2004).

Sin embargo, también en este frente negociador influenciarán dos hechos. El primero se refiere a la posibilidad, antes mencionada, de lograr avances sustanciales en desatar -entre otros- el nudo agrícola en la Rueda Doha. El segundo, tiene relación con la percepción que pueda existir en Europa con respecto a los propios avances en el Mercosur y con los que puedan producirse, a su vez, en el frente hemisférico.

En concreto, 2005 será un año de movimientos en los respectivos frentes de las principales negociaciones comerciales internacionales en las que participa la Argentina. Pero es muy difícil prever que tales movimientos permitan concluir acuerdos antes de fin de año. Si todo queda supeditado a lo que ocurra en el frente de la OMC, el problema principal podría plantearse si es que las negociaciones de Doha no progresan sustancialmente en ocasión de la Ministerial de Hong Kong, en el mes de diciembre próximo. Se alejaría entonces la posibilidad de concluirlas en el año 2006 a fin de que entre en vigencia sus compromisos, a partir del 2007.

Y sería un problema pues, mientras tanto, a la vez la Unión Europea y los Estados Unidos, continúan con el desarrollo de sus políticas sea de ampliación a nuevos países miembros -en el caso europeo-, sea de celebración acuerdos y de otorgamiento de tratamientos preferenciales, a favor de países que compiten con el nuestro en sus respectivos mercados, los que en la práctica pueden tener efectos discriminatorios y de desplazamiento de ventajas competitivas, con respecto a los bienes y servicios originados en nuestro país y en el Mercosur.
Si así fuere -es decir, si la Rueda Doha o se dilata o fracasa-, se podría debilitar significativamente el sistema comercial multilateral global de la OMC, en particular, como consecuencia de la proliferación de acuerdos preferenciales en todo el mundo, tal como lo alerta el reciente informe de la Comisión presidida por Peter Sutherland, "The Future of the WTO. Addresing institucional challenges in the new millenium", publicado en la página Web de la OMC - www.wto.org -. No parece ser algo que convenga al interés nacional de la Argentina, ni de sus socios en el Mercosur.


Félix Peña es Director del Instituto de Comercio Internacional de la Fundación ICBC; Director de la Maestría en Relaciones Comerciales Internacionales de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF); Miembro del Comité Ejecutivo del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI). Miembro del Brains Trust del Evian Group. Ampliar trayectoria.

http://www.felixpena.com.ar | info@felixpena.com.ar


Suscríbase al newsletter para recibir mensualmente un email con
los últimos artículos publicados en este sitio.


 

Regresar a la página anterior | Top de la página | Imprimir artículo

 
Diseño y producción: Rodrigo Silvosa